jueves, 27 de noviembre de 2008

Gheorghe Hagi

Gheorghe Hagi fue uno de los mejores jugadores de la década de los ochenta y noventa a nivel europeo. En su país fue el mejor jugador de toda la historia.
También era conocido por "El Maradona de los Cárpatos". Era un media punta con mucha habilidad. Solía caer a la banda izquierda, era zurdo. Sus mejores cualidades eran sus pases milimétricos, su gran visión de juego, su regate y, la mejor, su potente disparo. A pesar de no ser un delantero, a lo largo de su carrera, tuvo unos buenos registros goleadores.
Gica Hagi nació 5 de febrero de 1965 en Săcele (Rumania). No era muy alto (1’74m), pero era un jugador corpulento que sabia cubrir muy bien el balón.
Como ya he dicho antes, a pesar de ser mediapunta, marcó muchos goles de gran belleza, gracias a su espectacular disparo, y también dejó algunos regates para el recuerdo. Ha sido uno de los mejores lanzadores de faltas de toda la historia.
Gica lo fue todo para su selección, juntos crecieron. En ella ganó gran prestigio internacional, pero nunca logró ganar ningún título con la Tricolorii. Jugó tres eurocopas y tres mundiales. Su vida a nivel de clubes fue intensa, pero con altos y bajos. Jugó en 4 países: Rumania, España, Italia y Turquía. Se enfundó la camiseta de los dos grandes de la liga: Madrid y Barça.
Hagi empezó su carrera en el Forum Constanta, temporada 82-83. Su debut en primera división fue el 11 de septiembre de 1982, a los 17 años. Esta temporada jugó 18 partidos y marcó 7 goles. Estos buenos registros le sirvieron para fichar por un equipo “más” grande.
Con 18 años empieza su aventura en el Sportul Studentesc. En este equipo jugó 3 temporadas y pudo disputar competiciones europeas. También debutó con la selección nacional. Fue nombrado mejor jugador de Rumania el año 85 y ganó dos veces el trofeo de máximo goleador. Con el Sportul jugó 108 partidos y anotó 58 goles. Esto le permitió fichar por el campeón de Europa.
Bueno, en un principio el Steaua sólo lo contrataba para un partido, la final de la Supercopa de Europa que les enfrentaba al Dinamo de Kiev. Hagi marcó el único gol del encuentro y dio el título a los de Bucarest. Viendo esta exhibición, el Steaua no le dejó volver a su equipo, Sportul, y lo fichó definitivamente. Fueron los mejores años de Hagi. En los militares ganó tres ligas y tres copas. También llegó a las semifinales de la Copa de Europa la temporada de la temporada 87-88 y en la siguiente, alcanzaron la final que perdieron contra el Milán. Este Steaua de Bucarest era un gran equipo que consiguió un record que sigue vigente en la actualidad a nivel europeo, logró estar 104 partidos invicto en el campeonato doméstico. Gica volvió a ser nombrado mejor jugador de Rumania el año 87 y este mismo año fue el máximo goleador de la Copa de Europa, empatado con otros jugadores. El año 89 quedó segundo en el trofeo Bravo, por detrás de Paolo Maldini. Se despidió de la liga rumana y del Steaua el 6 de mayo del 90, marcando un gol en la victoria de su equipo. Con los rojos y azules disputó 97 partidos y marcó 76 goles.
Después del Mundial ficha por el Real Madrid. El precio de su traspaso fue el mayor pagado a un equipo rumano. En la capital estuvo dos temporadas, pero no rindió a gran nivel. Sólo pudo ganar un trofeo, la Supercopa de España contra el Barça, el verano del 90. En su último año quedaron subcampeones de la liga, que ganó el dream team. Con los blancos disputó 63 partidos y marcó 15 goles.
Tras este bache, decide hacer las maletas y probar suerte en la serie A. Ficha por el Brescia. En que también estuvo dos temporadas, en las que fue nombrado mejor jugador del año en su pais (93 y 94). Llegó a una final de copa, pero no consiguió ganarla. Su marcha de Italia, a pesar de jugar a buen nivel, estuvo condicionada por el hecho de que el Brescia jugaba en la série B. Con los italianos jugó 61 partidos y marcó 15 goles.
Al igual que 4 años antes, un gran mundial le permite volver a la liga. Pero esta vez recaló a las filas del Barcelona. Aquellos años era normal que los jugadores hicieran el puente areo, Gica lo hizo pero con escala en Italia. España no estaba hecha para él y la historia se repitió. Ganó la Supercopa de España pero no hizo nada más. Por lo que será recordado, de su paso por Barcelona, es por el gol que le marcó al Celta en Balaidos des de el medio campo. Un partido ofrecido por el canal + y que la visión del terreno de juego era nula debido a la niebla. En Barcelona estuvo las mismas temporadas que en la capital, disputó 35 partidos y sólo marcó 7 goles.
El verano del 96, tras una discreta Eurocopa de Inglaterra, ficha por el Galatasaray con 31 años. Con los leones jugó 5 temporadas y ganó títulos nacionales, internacionales y trofeos individuales. Este Galatasaray fue un equipo histórico. Ganaron la Uefa y la Supercopa de Europa, la primera ante el Arsenal y la segunda ante el Madrid. Tienen el honor, junto al Ajax, de ser el único equipo que ha ganado la Uefa sin perder ningún encuentro. También son el único conjunto turco que ha ganado un trofeo a nivel europeo. Este equipo estuvo comandado, entre otros, por un Hagi estelar. El “Maradona” de los Cárpatos quiso poner un gran broche final a su carrera. Ganó 4 super ligas turcas, 2 copas turcas, 1 Uefa y 1 Supercopa de Europa. En su última etapa volvió ser nombrado mejor jugador del año (97,99 y 2000) y mejor futbolista del siglo de Rumania. También ha sido designado como el mejor jugador extranjero que ha pasado, en toda la historia, por la liga turca.
Vistió la camiseta de 7 equipos diferentes. Con ellos jugó, entre campeonatos domésticos e internacionales, la friolera cantidad de 606 partidos y marcó 268 goles. Un promedio de 0’44 goles por partido. Muchos de estos goles fueron de gran belleza, ya que su tremenda zurda lanzaba unos misiles que eran imparables.
Con Hagi la selección rumana se hizo grande y fue un combinado respetado en las todas las competiciones. Ha disputado 125 partidos con la tricolor y ha marcado 35 goles. Es el máximo goleador de su historia y es el segundo con más internacionalidades. Otro de los récord que posee con su país, es el de llegar a cuartos en el mundial de 94 y en la Eurocopa del 2000. Rumania no ha vuelto a alcanzar esta ronda en ninguna de las dos competiciones. Jugó las fases finales de los mundiales del 90, 94 y 98 y las Eurocopas del 84, 96 y 2000.
Su debut como internacional fue el 10 de agosto del 83 en Oslo, en un partido amistoso contra Noruega que terminó con empate. Des ese día Hagi ser convirtió en el ídolo de su país y en el referente del combinado rumano. Su primer gol lo marcó a Irlanda del Norte a finales del 84.
Gica comandó una gran generación de futbolistas (Popescu, Răducioiu, Petrescu, Dumitrescu, Ilie, etc.) que puso a Rumanía dentro del mapa futbolístico. En su primera gran competición, Eurocopa 84, jugó los dos primeros partidos, pero su selección quedó última de grupo.
Su explosión con Rumania fue en el Mundial de Estados Unidos. Los rumanos terminaron la primera fase como primeros de grupo, jugando a un gran nivel. En los octavos les tocó la siempre temida argentina. Los tricolore volvieron ha hacer una exhibición, Hagi marcó el último gol, y ganaron por 3 a 2. Ya eran unos candidatos al título, pero tenían que superar en cuartos a la Suecia de Brolin, Ravelli y compañía. Fue un gran partido que tuvo que decidirse en los penaltis. Pero, al igual que en el mundial de 90, la suerte no acompañó a los rumanos y quedaron eliminados. Hagi fue uno de los mejores jugadores del torneo, para algunos como Pelé fue el mejor. En este Mundial Gica anotó tres goles, el que marcó ante Colombia en la primera fase fue elegido como el quinto mejor gol de la historia de los mundiales.
En el Mundial de Francia decidió poner fin a su etapa con la selección nacional, pero sus buenas campañas en el Galatasaray y el clamor popular hicieron que se repensara y regresara para jugar la Eurocopa del 2000. Rumania alcanzó por primera vez en su historia los cuartos de final en una Eurocopa, pero se topó con una gran Italia. Este fue el último partido del "Maradona de los Cárpatos" con su selección. Una digna retirada al mejor futbolista de la historia rumana.
Tras su retirada, Gica no quiso alejarse de “su” mundo. Empezó a entrenar y, entre otros, ya ha dirigido a la selección rumana, al Galatasaray y al Steaua de Bucarest.
Gheorghe Hagi fue uno de los mejores 10 del fútbol europeo en la década de los 80 y 90. Siempre recordaremos su exquisita zurda y los magníficos goles que marcó con su tremendo disparo.

En este vídeo hay una pequeña muestra de toda su carrera. Los mejores goles y las mejores jugadas, de todos sus equipos y con la selección rumana.
video

7 comentarios:

Dani Navedo dijo...

Hola.

De los jugadores que serán recordados toda la vida... sin duda.

Un saludo!!

JORGE dijo...

un jugador de los grandes de la historia,el mundial de estados unidos sera recordado en parte por el futbol que desplego.un crack.
saludos no me deja agregarte como capocannonieri.blogspot.com.

Atléti1903 dijo...

Buenas,un jugador que era muy bueno,será recordado siempre,y OK al intercambio de links!
www.atleti1903.blogspot.com

Albert dijo...

Lástima que no acabara de triunfar en el Barça, porque era un fenómeno.

Et faig un link també amb el blog en castellà.
Salutacions.

josé sellés dijo...

Hola, gracias por visitar futbol-chicks.blogspot.com
La verdad es que he oído hablar de Hagi pero nunca le he visto jugar, está muy bien esta entrada sobre él.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Un sensacional jugador. Tuve la suerte de verle en directo cuando militó en el Madrid y en el Barcelona. Su pierna zurda era de seda. Llevó muy alto a su selección.

un abrazo.

Silvia dijo...

Otro para recordar ya que Hagi dejó sú fútbol en muchos lugares. Me he quedado alucinada con los 606partidos que nombras y sobretodo con el promedio de goles 0.44. En fin poco que decir un grande!

http://www.silviyelfutbol.com/